fbpx

El programa “Bolsa Familia”, entregaba un carné con el que centenares de miles de brasileños recibieron prestaciones sociales durante más de 15 años. En 2001 se pagaba 3,15 euros al mes, equivalente al 8% de un salario mínimo, a las familias que tuvieran niños de hasta seis años y a las mujeres embarazadas o en fase de lactancia identificadas como desfavorecidas. En 2003, se lanzó Bolsa Familia, que ahora enfrenta a sus beneficiarios con la incertidumbre. Pese a que recibieron un pago adicional a finales de 2019, la subvención va perdiendo aliento. Entre julio y octubre -último mes con datos oficiales de las nuevas concesiones-, la cantidad de nuevas familias que accedieron al programa, que paga 18 euros per capita se desplomó. A partir de mitad de año, el promedio de las nuevas concesiones, que antes era de 220.000 familias al mes, cayó a menos de 10.000. El Gobierno promete cambios en el programa, especialmente en el noreste de Brasil, la zona más pobre del país. Pero los fondos se hacen esperar. Medio millón de familias están en la lista de espera para poder recibir esta ayuda social -ese es el número oficial, pero la lista podría ser mucho más alta-. Según el Ministerio de Ciudadanía, en la actualidad existen 494.229 familias inscritas en este registro y que están habilitadas para cobrar la subvención del programa Bolsa Familia. El ministerio reconoce los recortes de los últimos meses, pero afirma que la inclusión de nuevas familias se normalizará “con la conclusión de los estudios de reformulación de la Bolsa Familia”. Sin embargo, los datos
oficiales también podrían estar por debajo de la realidad.
Cálculos de El País de Madrid arrojan que 1,7 millones de familias, o unas 5 millones de personas, estarían actualmente aptas para acceder al programa de ayuda antimiseria. Son tres veces más de lo que el Gobierno Federal ha anunciado: 494.229 familias. A finales de 2018, Brasil contaba con 13,5 millones de personas en condiciones de miseria, en una tendencia ascendente desde 2015. Desde mayo de 2019 no autorizan el acceso de nuevos beneficiarios. Para seguir cobrando la ayuda el interesado tiene que actualizar el registro. Si no lo actualiza, lo pierde.

*Fuente: Reuters y Sputnik*

Pin It on Pinterest

Share This