fbpx

La UNESCO de Naciones Unidas ha elaborado una breve lista de repercusiones, muchas de las cuales se extienden más allá del sector de la educación, para ayudar a los países a prever y mitigar los problemas derivados del Coronavirus.

  • La interrupción del aprendizaje: Las desventajas son desproporcionadas
    para los alumnos desfavorecidos, que suelen tener menos oportunidades
    educativas fuera de la escuela.
  • La nutrición: Muchos niños y jóvenes dependen de las comidas gratuitas o
    con descuento que se les proporcionan en las escuelas para alimentarse y
    alimentarse de forma saludable. Cuando las escuelas cierran, la nutrición
    queda comprometida.
  • Protección: Las escuelas ofrecen seguridad a muchos niños y jóvenes y,
    cuando cierran, los jóvenes son más vulnerables y corren más riesgos.
  • Los padres no están preparados para la educación a distancia y en el
    hogar: Cuando las escuelas cierran, a menudo se pide a los padres que
    faciliten el aprendizaje de los niños en el hogar y pueden tener
    dificultades para realizar esta tarea. Esto es especialmente cierto para
    los padres con educación y recursos limitados.
  • Acceso desigual a los portales de aprendizaje digital: La falta de acceso
    a la tecnología o a una buena conexión a Internet es un obstáculo para el
    aprendizaje continuo, especialmente para los estudiantes de familias
    desfavorecidas.
  • Lagunas en el cuidado de los niños: los padres que trabajan suelen dejar
    a sus hijos solos cuando las escuelas cierran y esto puede dar lugar a
    conductas de riesgo, incluida una mayor influencia de la presión de los
    compañeros y el abuso de sustancias.

 

  • Altos costos económicos: Los padres que trabajan tienen más probabilidades de faltar al trabajo cuando las escuelas cierran para cuidar de sus hijos. Esto resulta en pérdida de salario y disminución de la productividad.
  • Mayor presión sobre las escuelas y los sistemas escolares que permanecen abiertos: Los cierres localizados de escuelas suponen una carga para las demás, ya que los padres y los funcionarios redirigen a los niños a las escuelas que están abiertas.
  • Aumento de las tasas de abandono escolar: Es un desafío asegurar que los niños y jóvenes regresen y permanezcan en la escuela cuando las escuelas vuelven a abrir después de los cierres. Esto es especialmente cierto en el caso de los cierres prolongados.
  • Aislamiento social: Las escuelas son centros de actividad social e interacción humana. Cuando las escuelas cierran, muchos niños y jóvenes pierden el contacto social, que es esencial para el aprendizaje y el desarrollo.
*Fuente Unesco*

Pin It on Pinterest

Share This