En América Central, la proporción de empresas propiedad de mujeres aumentó de 13,9 % a 24,5 % entre 1991 y 2018, reveló la Organización Internaional del Trabajo (OIT). Estudios de caso en Costa Rica, El Salvador, México y Panamá muestran que las mujeres son propietarias de 22,3 % de las empresas de Costa Rica, 29 % de El Salvador, 15,3 % de las de Chihuahua (México) y 22,4 % de las de Panamá. Los factores que impulsan a muchas mujeres a establecer su propia empresa son las precarias condiciones económicas, la falta de perspectivas de desarrollo profesional en las empresas y la ausencia de oportunidades de empleos bien remunerados. Las mujeres emprendedoras tenían un nivel de educación más alto que los
hombres en Costa Rica, México y Panamá, y tenían niveles similares en El Salvador. No obstante, en los cuatro casos, el nivel de beneficios medios de las empresas dirigidas por mujeres era menor que aquellas dirigidas por hombres.
El informe define “empleadores” a los trabajadores que trabajan por su cuenta y han contratado a uno o más empleados. Mientras, los “trabajadores por cuenta propia” tienen un empleo independiente pero no tienen ningún empleado que trabaje para ellos.

*Fuente: Informe “Las mujeres en la gestión empresarial en América Central”, de la Oficina de Actividades para los Empleadores de la OIT*

Pin It on Pinterest

Share This