fbpx

*Update Estudios: Crece exclusión educativa en Latinoamérica*

El Informe de Seguimiento de la Educación de 2020 de UNESCO muestra que las
desigualdades se han exacerbado durante la pandemia: el 40% de los países
no han apoyado a los educandos en situación de riesgo. El Informe “Todos
significa todos” dice que la crisis de la educación durante el Covid-19 fue
alimentada por profundas desigualdades preexistentes. Antes de la pandemia,
casi 12 millones de niños y jóvenes estaban excluidos de la educación en
América Latina y el Caribe, siendo la pobreza el principal obstáculo para
el acceso.
Los sistemas educativos no se están adaptando a las necesidades de los
estudiantes, por lo que uno de cada cuatro estudiantes de 15 años de edad
en todo el mundo declara sentirse como un extraño en la escuela; en la
República Dominicana esta cifra supera el 30%.
En Brasil, México y Perú, existe una persistente desigualdad por origen
indígena, incluso después de controlar por clase social.
La segregación socioeconómica también es persistente: la mitad de los
estudiantes de Chile y México tendrían que ser reasignados a otras escuelas
para lograr una mezcla socioeconómica uniforme. La segregación por origen
étnico es aún más marcada que la segregación por condición socioeconómica.
La diversidad no se refleja adecuadamente en los sistemas educativos. Solo
siete países de la región reconocen el lenguaje de señas como idioma
oficial. Los estudiantes con discapacidades suelen necesitar
infraestructura y materiales adaptados, pero solo el 29% de las escuelas de
la región han hecho los cambios necesarios. En Costa Rica, alrededor del
55% de los que respondieron a una encuesta nacional sobre discapacidad
informaron que los centros educativos no eran accesibles y carecían de
rampas, alertas visuales y sonoras, barras de agarre y otras adaptaciones.

*Fuente: Unesco*

Pin It on Pinterest

Share This