La riqueza sigue concentrada en un sector de la sociedad, un rasgo que históricamente ha sido común en los países latinoamericanos. La manera más común de mirar la desigualdad de un país es utilizando el Índice de Gini, el cual mide la diferencia de ingresos. Mientras más bajo el indicador, menos desigualdad existe. El Salvador, Bolivia y Guatemala son los países que más han disminuido la desigualdad de ingresos en Latinoamérica en 30 años. El cuarto lugar lo ocupa Nicaragua y el quinto Chile. Pero como solo considera la desigualdad de los ingresos, no refleja todas las otras dimensiones de la vida diaria. “Al final lo que la gente percibe como desigualdad, es la desigualdad de acceso a servicios como la salud, la educación, el transporte o la seguridad en los barrios”, opina el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, en América Latina y El Caribe. En el caso de El Salvador y Guatemala, la mayor parte de la caída en la desigualdad, se debe al mercado laboral y no a la redistribución. “En esos países ha habido una reducción en la brecha salarial entre aquellos que tienen más educación y aquellos que tienen menos educación”. En México, en ciertos períodos se ha reducido la brecha, pero con estancamiento de salarios. La razón es que han caído los salarios de los que tienen educación universitaria. Lo cual no es una buena señal. En el caso de Bolivia también se dio una disminución de la desigualdad por una caída en el mercado laboral, y no tanto por la redistribución de ingresos, pese a que sí hubo.

*Fuente: BBC de Londres*

Plus de Lecture

News & Témoignages

Pin It on Pinterest

Share This